Jugadores viejos. Ventajas e inconvenientes.

Aunque llenar tu 11 inicial con jugadores viejos puede que no sea buena idea, sí que es cierto que con esos jugadores se pueden reforzar zonas de tu equipo a precios económicos. Aquí comentamos las ventajas e inconvenientes.

¿Por qué un ‘viejo’ antes que un ‘joven’?

Lo primero y más evidente es que son muchísimo más baratos. Por ejemplo un jugador joven titánico puede costar 2 millones de euros. Si ya es viejo, podrás conseguirlo por medio millón (o incluso menos). Una gran opción para ocupar un puesto no entrenable.

Por tanto puedes reforzar una posición de tu equipo con poco dinero en épocas en las que vayas ‘justito’ de presupuesto, o en las que estés ahorrando para otros objetivos (otros entrenables, estadio, entrenador…).

Cuando ya no lo necesites, lo venderás a un precio aun más bajo, pero la pérdida de dinero será menor que si hubieras fichado uno joven (porque un joven te costaría mucho más caro). Si fichas un joven por 2’5 y lo vendes dos temporadas después por 1’2, has perdido más de un millón de euros. Si fichas un viejo por 400.000 y lo vendes dos temporadas después por 190.000, porcentualmente has perdido un 52% también, pero realmente son 200.000 euros menos. Una pérdida mucho más asumible que los más de un millón y medio de euros del jugador joven.

Además de su precio inicial, los jugadores ‘viejos’ cobran muchísimo menos dinero. A partir de los 29 años su sueldo va descendiendo, por lo que con 32, 33, 34… cobran poquísimo y siguen rindiendo bien.

Y por último estos jugadores suelen tener altos niveles de experiencia, por lo que rinden un poco mejor y además pueden tener eventos de experiencia a favor, y evitan los eventos de experiencia en contra.

¿Cuáles son los inconvenientes?

No es oro todo lo que reluce, lógicamente estos jugadores tienen algunos inconvenientes que has de tener en cuenta.

El primero y seguramente más importante es que su resistencia será más baja. Los jugadores mayores tienen más dificultad para mantener niveles altos de resistencia aunque entrenen al mismo nivel que los jóvenes. Por tanto llegan a los últimos minutos muy cansados.

Una solución para lo anterior es realizar sustituciones. Por ejemplo al minuto 70 quitar al jugador viejo y poner otro viejo para 20 minutos. Pero claro ya necesitas dos jugadores para la misma posición.

Además, los jugadores viejos se recuperan más lentamente de las lesiones, por lo que una lesión de +3 ó +4 puede ser dramática.

Los jugadores viejos sufren descensos de habilidad más rápidos. Consulta el apartado ‘Bajadas de habilidad y sueldos’. Por lo tanto estarán pocas temporadas en el equipo. Comparado con uno joven, puedes haber fichado al viejo muchísimo más barato, pero sólo te durará 2 ó 3 temporadas. El joven te costó mucho más dinero pero podrá aguantar en tu equipo el doble de temporadas.

También hay que tener en cuenta la Fidelidad. Para alcanzar una fidelidad divina, son necesarias 3 temporadas. Los jugadores viejos no suelen aguantar tanto tiempo en el equipo, debido a los descensos de habilidad antes comentados, por lo que es difícil que lleguen a fidelidad divino.

Entonces, ¿jóvenes o viejos?

Para tomar esta decisión debes tener en cuenta varios factores.

El más importante es cuánto tiempo crees que estará en tu equipo el jugador a fichar. Normalmente si estás en la etapa en la que vas ascendiendo divisiones y progresando rápidamente, los jugadores se te pueden ‘quedar cortos’ con rapidez. Por ejemplo, te gastas mucho dinero en un jugador joven ‘destacado’ que es un crack, pero subes una o dos divisiones y ya no te sirve. Entonces lo vendes y has perdido mucho dinero. Sin embargo con un viejo inviertes poco, lo usas dos temporadas y lo vendes también por poco, pero pierdes menos dinero.

Sin embargo si ya estás más o menos estabilizado en hattrick, si fichas un jugador para ser titular, este aguantará muchísimas temporadas en tu equipo. En este caso parece mucho más adecuado un jugador joven. Si por ejemplo estás en V división y fichas un ‘titánico’ de 24 años, puede aguantar perfectamente ocho o diez temporadas en tu equipo, por lo que la inversión es más que rentable. Sin embargo con un ‘viejo’ de 32, deberás irlo cambiando cada tres temporadas aproximadamente (debido a sus bajadas de habilidad).

Y el otro factor a considerar es, evidentemente, el presupuesto disponible. Si necesitas fichar un entrenable y un no-entrenable, lo normal es ‘darlo todo’ por un jugador entrenable que realmente te guste, y lo que sobre para el no-entrenable. En ese caso parece mejor fichar un viejo por poco dinero y destinar el resto al entrenable que de verdad te gusta, y que pasará mucho tiempo en tu equipo. Sin embargo si quisieras fichar a un no-entrenable también joven, deberías repartir más el presupuesto, y el entrenable sería peor jugador.

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. Alan dice:

    La media de mi equipo es 21 años , no me gusta tener jugadores de mas de 29 años.

  2. Jesusazo dice:

    Por no hablar de la experiencia que aporta un viejo al equipo. Tengo uno de 37 tacos que, si bien no aguanta un partido entero, bien que las mete todas a balón parado.

  3. Sergio dice:

    Yo tengo ahora mismo un extremo de 36 años, que además es rápido y tiene balón parado lleva ya 4 temporadas conmigo y aún me sirve. Lo he tenido en VI y ahora a sido fundamental para VII y poder ascender. 16 goles y muchos a BP además también a sido vital para que mi delantero que lo acompaña marque de momento 27 goles a falta de una jornada. Para mí. El mejor jugador que he fichado nunca en mis 10 años que llevo en hattrick.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Guía Ocerin utiliza cookies para mejorar su experiencia de navegación. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar